• ?

Lun28072014

           Estás viendo inermedia en modo archivo / volver a la página principal

Por favor, seleccione al menos un criterio de búsqueda en las siguientes opciones.

Medio

Tema

Fecha de publicación

-

Qué hacer cuando se presentan episodios de muerte súbita

Esta publicación se encuentra archivada
Qué hacer cuando se presentan episodios de muerte súbita

Generalmente asociada a los bebés, la muerte súbita representa la mitad de los decesos cardiovasculares y un cuarto del total de fallecimiento en adultos, sobre todo en personas de entre 40 a 65 años de edad.

La muerte súbita no traumática es aquella que ocurre hasta 60 minutos luego de la aparición de los síntomas, o mientras el paciente duerme. Y si bien se trata de una situación sumamente grave, el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas reveló que con medidas de intervención eficientes es posible duplicar la sobrevida. Para ello “es necesario implementar Programas de Cardioprotección, una tendencia que está en aumento en todo el mundo”, señalaron los especialistas. El Dr. Marcelo Halac, médico cardioangiólogo intervencionista y miembro del CACI, destacó que “sin medidas de contención, sobreviven a este evento apenas 5 a 6% de las víctimas, en tanto que con intervenciones precisas y en tiempos óptimos es posible salvar hasta un 75% de los pacientes. Por ello, es importante crear Programas de Cardioprotección, que constan de personas capacitadas para realizar las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) para restablecer el funcionamiento del corazón y los pulmones; el uso de un desfibrilador, que reactiva eléctricamente la función cardíaca, y facilidades para trasladar al paciente a un centro de salud con Sala de Hemodinamia, donde se evaluará lo que ha ocurrido para tratarlo de inmediato. Comprende una cadena de acciones en gestión en salud, en donde, contra lo que podría pensarse, el desfibrilador representa apenas el 30% del programa. El resto corresponde a quien actúa ante el evento, y al acceso a la sala de hemodinamia”. El 80% de los casos de muerte súbita se debe a una cardiopatía isquémica (obstrucción de las arterias coronarias), en tanto que el 20% restante tiene su origen en otras causas cardiovasculares. “La muerte súbita es más grave que el infarto agudo de miocardio (IAM), y de hecho, uno de cada cuatro infartos debuta (se presenta) como muerte súbita. En la población general, la mayoría de las personas que mueren por muerte súbita no tienen ningún factor de riesgo especial, ningún síntoma que preanuncie esta situación. Prevenirla es difícil, por eso lo más importante es cómo actuar ante ella. En síntesis, lo primero es promover medidas para su prevención, corrigiendo los factores de riesgo cardiovascular modificables (colesterol alto, tabaquismo, sobrepeso y obesidad, hipertensión arterial, sedentarismo y otros), y lo segundo es tratar a la víctima”, indicó el Dr. Alejandro Cherro, médico cardioangiólogo intervencionista y miembro del CACI. “Y es preciso que la reacción sea inmediata: la ventana de oportunidad para salvar al paciente es de tres minutos. Cuando funcionan todos los eslabones de la cadena, los resultados son más promisorios”, aseveró. “Hay que crear áreas cardioprotegidas, para que cuando se presente, la gente cuente con los medios para actuar. La sobrevida puede aumentar en un rango del 40 al 75% en aquellas comunidades en las que el eventual testigo comienza inmediatamente la reanimación cardiopulmonar (RCP) y desfibrila rápidamente (dentro de los tres minutos). Como ejemplos, en el país, Rosario es una ciudad cardioprotegida, y en Salta hay un proyecto para que zonas céntricas de la ciudad también lo estén. Tenemos estadios de fútbol con programas de este tipo, y recientemente la Cámara de Diputados de la Nación se convirtió en el primer Parlamento del mundo cardioprotegido. Ahora es preciso avanzar en esta conciencia, para llegar a una mayor población”, coincidió el Dr. Halac.

Cómo actuar La gran mayoría de los eventos ocurre fuera de centros hospitalarios, principalmente en el hogar y el lugar de trabajo. Los primeros síntomas de muerte súbita son dolor, síncope o desmayo, en donde la persona muere o amanece muerta. “Generalmente, pasan 30 segundos hasta comprender que el otro está muerto”, consignó el Dr. Halac. Es fundamental el entrenamiento a las personas clave (docentes, empleados públicos, funcionarios y otros), que son quienes deberán aplicar las maniobras de reanimación ante un evento. Las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) permiten mantener con vida al paciente hasta la llegada de la ambulancia.

Fuente:http://www.eldiario.com.ar/diario/sociedad/nota.php?id=101849

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar